Feliz como una perdiz. Así me encuentro hoy, tranquila y recién desayunada, al daros la bienvenida a mi nueva web.

Y también al presentaros mi nuevo blog, esta ventana al mundo desde donde os hablo y os escucho.

Desde donde trataré, con modestia pero también con entusiasmo, de todo aquello relacionado con mi pasión: la cerámica contemporánea hecha a mano.

Os hablaré de mosaicos hidráulicos, de azulejos pintados, de esmaltes, de manchas. De objetos bonitos, de diseño y de nostalgia. Pero también de mis maestros, mis referentes, los que
más saben.

También compartiré con vosotros mi experiencia, mi camino, el cómo he llegado hasta aquí, vaya. Y mi manera personal de hacer las cosas: cómo horneo, cómo aplico el esmalte, cómo me las apaño con la cerámica.

Para acabar y seros franca: conversaré -conversaremos- de todo aquello que nos apetezca. Porque este blog no quiere ser más que un espacio donde compartir. Y disfrutar juntos. Qué más se puede pedir.


Leave a comment